Este San Valentín, solo necesitas amor propio

@AraIglesias

Recuerdo los incansables días del amor y la amistad en obscuridad, porque si vivir esperando la aprobación, el amor de otros, no es estar en plenitud o claridad. Recuerdo desde pequeña esperaba este día para que un romance que tenía de primaria llegará a mi casa con un detalle, pasaba cada año hasta que el último grado no fue, fui a verlo a su escuela y estaba con otra chica. De ahí comenzó mi hermosa y caótica aventura en el amor y no, no era propio.

Justamente hoy, mientras escribo este blog a lado de mi ventana (amo los rayos de luz) estoy aprovechando lo nublado del día para tener un poco de paz e inspiración y abrir mi corazón al tuyo. Platicaba con una warrior del Confort Challenge 2019, hablábamos de su principal miedo que es el rechazo viene ligado a la falta de autoestima. Y más allá de que lo hablemos y encontremos cómo reforzar este amor propio, te contaré un poco de mi experiencia para que veas que también he estado ahí y pude salir y liberarme.

Cuando era pequeña era un poco tímida, mi mamá siempre se burlaba de mí, porque incluso lloraba cuando me sentaba en el pasto. Cuando fui creciendo mi familia siempre me arropo y cuido que creciera en esencia. Sin embargo, te enfrentas a la realidad a la escuela y después de mi historia del primer valentín desilusionada, vinieron muchos más, donde había chicas que recibían más regalos o cartas, que los chicos se morían por ellas y tu intelecto empieza a detectar a hundirte con esas comparaciones. Eso, te cuento, en la secundaria, pasa el tiempo y todo empeora caóticamente, estaba perdida en identidad, una época de rebeldía donde solo me hacia daño a mi misma. La fiesta, los amigos, las relaciones fracasadas, no ayudaron en lo más mínimo a mi amor propio.

Cuando toqué fondo con el amor propio fue en una relación, donde no era una relación ideal. Sin embargo, lo primero estable que tuve. Después de unos 9 meses de relación, terminó conmigo y a la semana salía con otra chica, que se convirtió en su novia en cuestión de días. Yo no podía explicarme que eso pasara, lloré por meses en la noche, lloraba en el gimnasio y de una manera muy humillante hasta en las fiestas. Fue algo tan humillante para mí, pero no por culpa de él, sino mía y esa falta de amor propio. No creía que eso fuera posible, yo quizá en el fondo me sentía culpable, porque pude haber sido una mejor novia y de verdad yo lo quería. No había marcha atrás de su parte, yo le llamaba y él solo quería deshacerse de mí y yo no entendía.

Pasaron 6 meses horribles para mi corazón, hacía tanto ejercicio para enfocarme en algo que nunca me di cuenta lo linda que me veía, fui a Canadá y después de este tiempo la primera noche de fiesta, le vuelvo a llamar en la madrugada en medio de la borrachera y no contestó más (antes contestaba porque le llamaba hasta que me cansaba) En la mañana me di cuenta de esto, pero nunca supe sino respondió o fue que había olvidado su número, porque había probado muchos similares y ninguno era. Estaba feliz ¡había olvidado su número!

Estando en Canadá, fue el proceso de desintoxicación perfecto (Ojo, no necesitas irte a Canadá para sanar, pero en mi caso fue el timing ideal) Llego a una escuela con mitad estudiantes asiáticos, mitad árabes ¿Sabes lo que era ser la única latina? Como dicen la única coca en el desierto, o más bien la única cosa exótica y disponible para sus nacionalidades. No es para subirme el ego, simplemente que me sorprendí que era linda en ese lugar. ¿Qué tan mal tiene que estár uno para buscar la aceptación de los demás si es lindo/a o no? Pues esto nos pasa siempre y muy a menudo. No obstante, a mi me sirvio para darme cuenta que era única, genuina y debía amarme.

De ahí comenzó mi trabajo de amor propio, no significa soltarte o acostarte con todo el mundo para aumentar tu estima, se trata de comenzar a darte cuenta lo valioso que eres y sin importar qué o quién te haya dicho lo contrario nuestro trabajo es buscar esa esencia que nos hace únicos, amarnos para que después nos amen, sino nos amamos a nosotros mismos, nadie podrá amarnos. Necesitamos primero encontrar esa plenitud y amor propio para lograr tener relaciones armoniosas.
Seguro se preguntan, ¿y ahí terminó la historia Ara?

Of course not! Un trabajo de crecimiento y transformación en cualquier aspecto de tu vida, siempre requiere tiempo. Ir encontrando, descubriendo, sanado, creciendo. Al pasar del tiempo, las caídas y golpes de pared en esta “búsqueda del amor”, seguían estando y muy constantes. Desde chicas nos programan a buscar el príncipe azul y creemos que lo necesitamos para ser feliz, la realidad es que no, al contrario necesitas tu amor propio e independencia para poder encontrar una armonía en pareja. Porque si te agarras de una persona como un todo, ¿qué pasaría si esa persona se va? Te caes al cielo, desplomas tus alas y la autoestima, amor y vida se van al centro de la tierra y levantarte de ahí es difícil.

Y sí, toda esa historia del amor real, de los príncipes y princesas, de los cuentos, de la sociedad, de las etiquetas, de “la solterona”, de “cuando te casas” de todo la sociedad se encarga de aventarnos, nos hace aventar el amor propio y búsqueda interna al armario. ¿Entre más mujeres u hombres te ligues más chingón? Súper falso también, entre más, más vacío por dentro. Hay una definición muy linda del amor y es que el amor no tiene una definición universal; cada uno encuentra su significado, su forma, su razón de ser. Y, ¿cómo lo encontré?

No, no fue en mi siguiente relación, pero si me preparó. Porque recordemos que todo, todo nos prepara para el siguiente nivel. Me enseñó mi relación pasada a confiar un poco más, a que alguien podía a amarme siendo yo misma, a tener una relación, a caminar juntos, a no vivir siempre en un drama (no entiendo porque las mujeres creemos que hacer drama y victimización es parte de nuestra forma de ser, falso) y cuando llegó su momento de caminar por un rumbo separado, fue armonía, porque no todo tiene que ser un caos y una tragedia. Decir adiós cuando sabes que es necesario, es sano, es de valientes.

Para que engañarte tú sabes perfecto cuando la relación no es, cuando no encaja todo perfectamente, cuando sabes que falta algo. En mi caso, no era una relación caótica o tóxica, pero muchas veces son tantas las señales de que esa persona no es y por confort, comodidad o simplemente falta de confianza que de verdad existe el amor de tu vida, te quedas ahí, agusto, sufriendo, quedándote con el amor de la vida de alguien más. Yes! Leíste bien, si tú estás con él o la incorrecta, quiere decir que tienes el amor de la vida de alguien más y quizá alguien más el tuyo. Yo saldría corriendo ahora mismo…

¿Pero cómo encuentro al amor de mi vida? En tu mejor versión, no lo tienes, no te conformes, confía. La vida, Dios, el universo te ama tanto que sí, diseñá a alguien para ti, pero debes encontrarlo en tu mejor versión, debes encontrarte a ti para después encontrarlo, debes salirte de tu zona de confort. Sí, tu zona de confort te puede estar limitando. He sido honesta, ahora abriré un poco más. Cuando yo estaba en mi relación pasada, era divertido, siendo honesta mi ex, es el mejor ex, tuvimos tanta diversión y buenos momentos, pero muy dentro de mí había cosas que no encajaban conmigo en esencia, en consciencia, en ideales. Muy muy adentro de mí, sabía que estaba increíble, pero en otra vida, en otra película…

(ok, nunca lo he contado ahí va…)

Sentía en sueños, cuando imaginas, cuando vuelas tu imaginación como cuando eras pequeño, imaginaba esa persona perfecta, no me lo vas a creer pero lo imaginaba alto, medio rubio y yo decía ¿pero a mi no me gustan los rubios? Sentía que había y existía no sé dónde esa alma perfecta a la mía, sin embargo no imaginaba más, porque creía que era producto de mi imaginación. Y sí, lo encontré, afuera de mi zona de confort, dando mi vida una vuelta tremenda, llevando mi máxima expresión al máximo (no que estaba al máximo) pero lo estaba intentando, buscando y siguiendo mi corazón, ahí estaba.

Cuando empezamos a salir en serio, la conexión era tan perfecta que parecía broma, irreal. Empezamos a amarnos con todo, sin límites, sin medida, el todo por el todo. Sinceros, abiertos, honestos. La conexión era demasiado grande y hasta la fecha solo ha ganado mayor intensidad esa unión. Amigos, socios de negocio y socios espirituales. Este último término es la máxima expresión de nosotros, trabajamos juntos por el crecimiento de nuestras almas, donde el cuerpo no existe como conección, es el alma quién dirige nuestras vidas. Dios como fortaleza siempre guiando y construyendo todo. Recuerdo una vez que no sabíamos si seguir con el negocio o para dónde ir, era muy complicado todo y Dios nos dijo: Mientras se amen, yo me encargaré de todo.

Y así fue, hasta la fecha es increíble lo mucho que hemos trabajado por estar hoy aquí y no solo hablo a nivel negocio, sino interno, hemos tenido que trabajar tantos monstruos, sanar tantas heridas, limpiar tanto pasado, empujarnos uno al otro incansablemente por sacar del otro la máxima expresión de nosotros mismos. No ha existido un comentario sin amor, porque esa es nuestra regla, si algo te molesta dilo, pero con amor. Cuando el amor es la energía que rige las acciones en tu relación, todo es magia. Tener una relación plena es complicado, es sacrificios, es entrega máxima, es todo o nada. Respetar hasta en pensamiento, amar sin condición y trabajar con pasión de que todo siempre va para algo mejor.

Jamás te cuento algo personal para que te compares, te cuento para que veas que nada es perfecto, que todo es trabajo interno, que todo lleva un proceso de crecimiento y que el amor verdadero existe y primero empieza contigo mismo. No puedes entregarte a alguien más sin amarte, porque sino saldrán heridos, no creía en las relaciones perfectas, pero si existen para cada uno, nosotros le damos ese significado de perfección, nosotros la trabajamos como equipo, siempre remando parejo. Recuerda…

Las mejores historias comienzan con amor propio.

Hoy quédate con esa ilusión que yo tenía, trabajaba tanto en mí, que cuando él llegara, yo sería perfecta para él. No es broma, cada que en mi pasado hacía algo para ser mejor, imaginaba que cuando la persona llegará diria ¡Wow! Y funcionó. Tienes todo que ganar, a ti mismo. Lucha por tu amor, lucha por encontrarte, lucha por ser mejor, lucha por lo que amas hacer. Ve a donde quieras estár, sigue tu corazón, no te estanques, ¡muévete! ¡muévete! de tu zona de confort ahí no está tu felicidad, ahí no está tu amor propio, ahí no está la pareja ideal.

¡Ámate y no temas amar! Recuerdo quitarme esa etiqueta de “no doy todo, por miedo a que me lastimen” Primero ¡Ojo! A quién le das todo, elige bien, elige con el alma y las entrañas y cuando tengas esa conexión, cuando dentro de tu alma encuentres que es la persona indicada, vas con todo. Con todo y con todo, amar hasta los huesos.

Warrior, el amor nos mueve, no temas amarte, no temas amar. El lenguaje de Dios es el amor y donde sientas que el corazón late, ve por ahí ¡Confía en tus latidos!

Felíz 14 de febrero, un día más para amarte y recordarte lo mucho que vales.
Quizá no nos conocemos, pero te escribo esto con amor, porque el amor es así.

I love you!
Ara

¡Obten

Todo el conocimiento, Toda la ayuda, Todos los Tips

para ser un verdadero warrior!